La laguna de Laguna del Marquesado: la irresistible tentación del agua

Declarada Reserva Natural en el año 2004, la excepcionalidad de este humedal radica en su origen kárstico —muy parecido a las famosas Lagunas de Ruidera— y en su carácter virgen y no artificial.

Laguna del MarquesadoA un kilómetro escaso de la localidad del mismo nombre, Laguna del Marquesado, podremos perimetrar esta espectacular laguna entre pinos silvestres y laricios, quejigos y enebros, que nos acompañarán en nuestra andadura y, ya más cerca de la lámina de agua cristalina, observaremos abundantes espadañales y carrizales. En el recorrido que haremos hay varios puestos de pesca (algunos un tanto deteriorados) desde donde podremos ver más de cerca la vegetación de esta increíble laguna y comprobar la limpieza de sus aguas.

Otra excepcionalidad de esta platea de agua es que es el único lugar de la Península donde existe un endemismo, el spargarium natans, joya botánica rarísima y muy sensible que aquí encuentra las condiciones adecuadas para sobrevivir.

Laguna del Marquesado

 

Si tenemos suerte, podremos encontrarnos a la siempre esquiva nutria, que encuentra aquí un ecosistema virgen para su desarrollo vital, el águila calzada, el zampullín o el zorro. Las mejores épocas para visitarla y caminarla son en primavera, más aún si esta ha sido lluviosa, y en otoño, cuando los chopos se visten de dorado y dejan estampas difíciles de olvidar. Se recomienda llevar calzado cómodo, unos prismáticos para la observación de las aves y agua suficiente, pues no encontraremos ninguna fuente en el recorrido.

Como os decíamos al principio de este artículo, esta preciosa laguna cuenta con un sendero con varios paneles interpretativos que jalonan su recorrido y nos avisan desde el principio de que nos encontramos en un enclave único (puedes descargarte el folleto aquí).

¿Te ha gustado este artículo? Puedes compartirlo en:

Share on facebook
Share on twitter
Cuenca5sentidos

Cuenca5sentidos

Deja un comentario